Obsolescencia programada

Obsolescencia programada: claves para evitarla

 

¿Recuerdas cuándo el teléfono era siempre el mismo?

¿Cuántas veces has escuchado aquello de que tus padres tuvieron el mismo frigorífico durante casi toda la vida?

Aunque lo cierto es que es un hecho que ha venido acompañándonos desde hace varias generaciones.

Quizá ahora es cuándo más salvajemente nos está afectando.

Es una práctica que ha aumentado exponencialmente.

¿Qué podemos hacer contra ella?

Pero ¿Qué es la obsolescencia programada?

 

Se trata de que determinados productos tengan una vida útil más corta.

Es decir, la programación para que determinados componentes dejen de funcionar adecuadamente.

O que no se puedan reparar debido a la falta de repuestos.

Porque nos lo ponga tan complicado o caro que nos traiga más cuenta comprar uno nuevo.

Las constantes actualizaciones, de modelos, diseño  o de software.

Desgraciadamente es una práctica muy extendida y deliberada, que no tiene otro objetivo que el de forzar una nueva compra.

Por supuesto ignorando las necesidades del consumidor y el efecto extremadamente negativo en el medio ambiente.

 

Consecuencias

 

La obsolescencia de nuestros productos de consumo genera un desgaste medioambiental  que no podemos seguir asumiendo.

El continuo usar y tirar hace multiplica la necesidad y con ello el consumo.

Lo que multiplica la necesidad de recursos naturales

 

Utilización de una gran cantidad de recursos naturales 

Al tener que estar constantemente produciendo artículos, necesitamos materias primas que no son ilimitadas, un mayor gasto de energía tanto en su fabricación como en su transporte, además de la contaminación que supone.

 

El problema de los residuos

Generamos una mayor cantidad de basura,   con lo que esto supone, multiplicamos nuestra huella ecológica.

Y estamos hablando de 50 millones de toneladas anuales, según la ONU

Además muchos componentes no son reciclables lo que produce  un grave impacto  social y medioambiental.

 

Desigualdad social

Tanto los residuos como las extracción de recursos naturales generan grandes desigualdades sociales.

Los países más desfavorecidos acogen nuestra basura, principalmente componentes electrónicos que no tienen leyes ni medidas para gestionar tal magnitud de residuos.

Estoy hablando de residuos muy tóxicos.

Esta falta de control termina por contaminar suelos y ríos, siendo además de un problema medioambiental un problema de salud para los ciudadanos de esos países.

Plomo tóxico, cadmio, sustancias químicas como los ftalatos DEHP y DBP (que interfieren en la reproducción) o dioxinas cloradas que están relacionadas con el cáncer.

Indirectamente, la necesidad de producir a gran escala y barato deslocaliza su manufacturación  abocando a muchas personas a trabajar en condiciones denigrantes.

Algunos recursos son escasos, como el coltán, indispensable en la fabricación de las pantallas de móviles, ordenadores, tablets…

Fomento del consumismo

basura-electronica

Engaño al consumidor

 

La obsolescencia programada, aunque está muy extendida, no el legal.

Afortunadamente Francia aprobó en 2015,  la Ley 2014-344 de 17 de marzo de 2014 (Ley Hamon) que tiene que ver con el consumo y la Ley de Energía de Transición.

Impulsando los productos duraderos y reparables y combaten directamente la obsolescencia programada.

Se trata de reducir el consumo  y por lo tanto las consecuencias, antes detalladas.

Fomentando la durabilidad y reparación, y con esto, el pequeño comercio local.

Las sanciones pueden llegar a ser muy duras incluyendo medidas carcelarias.

En España la comisión para el Estudio del Cambio Climático del Congreso de los Diputados aprobó unánimemente un paquete de medidas contra la obsolescencia programada.

 

Documental comprar, tirar, comprar

No dejes de verlo, es muy completo, a mí me impactó.

Claves para evitarla

Desde luego hacer un consumo responsable.

Piensa si realmente ya no funciona

Esto puede parecerte una tontería pero  a mí me ha pasado.
A veces nos convencemos de que no es así porque estamos deseando adquirir el modelo nuevo, el más moderno.

Si realmente lo necesitas,

Si te vale con lo que ya tienes, porque realmente muchas veces esas funciones nuevas, no nos hacen falta.

Yo realmente cuando mis electrodomésticos tienen muchos botoncitos, termino por bloquearme, no los entiendo, son complicados y  acabo por no utilizarlos , bien por no necesitarlos, bien por no entenderlos.

Reflexiona las consecuencias

Para el medio ambiente, para las personas y para tu bolsillo.

Repara

La Asociación Amigos de la Tierra ha creado Alargascencia
Que es es un directorio de establecimientos en los que puedes reparar objetos, alquilar, hacer trueque y encontrar o vender productos de segunda mano.
También han creado un sello, lo cual es genial.

Recicla

Los componentes al cubo adecuado, importante tener presente el punto limpio más cercano a tu casa.
Si le echas imaginación y reutilizas, como por ejemplo, convirtiendo unos cd como posavasos, se me ocurre ahora, pues mucho mejor.

Compra segunda mano

De acuerdo, necesitas comprar uno nuevo, utilizar las aplicaciones o las tiendas de segunda mano, el planeta te lo agradecerá y tu bolsillo también.
Yo he comprado hasta portátiles, sin miedo, sólo algo de sentido común.

 

Como consumidor castiga a las empresas que utilizan esta práctica

 No creas que por ser más caro un producto tiene una mayor vida útil.

No debemos olvidar que quieren engañarnos o que ya lo han hecho, así que mientras no cambien, no volvamos a comprar.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *