Envases ¿cuál es el menos malo?

Envases: opciones a la hora de comprar

 

A la hora de hablar de envasado, ya sabes que siempre es mejor reducir.

Si no tienes que comprarlo, no lo hagas.

Si lo necesitas realmente reduce tu huella ecológica al máximo, utilizan bolsas reutilizables, evitando las de plástico.

Comprando local y a granel.

Evitando los productos que se envasan de una manera individual

Pero, no siempre podemos evitar los envases en nuestra compra doméstica.

Cuando adquirimos productos de uso cotidiano, como alimentos, de higiene o de limpieza,  podemos reducir el impacto.

En la compra diaria, de alimentos y productos de uso doméstico, sobre todo.

Pero, si voy al supermercado y encuentro un producto similar envasado de manera diferente.

 

envase-metalico

¿cuál escoger?

 

Te cuento;

El plástico sabemos que es el que en mayor medida debemos evitar.

tristemente lo encontramos por todas partes, es muy difícil que podamos comprar algo que no lo contenga.

¡Hasta los chicles llevan plástico en su composición!

El papel y el cartón se pueden reciclar, pero debemos ser conscientes de que no infinitas veces.

Las fibras de la pulpa vegetal proveniente de los árboles que se talan para hacer la pasta de papel, se rompen con cada reciclado.

Así que hay que añadir fibras nuevas para obtener de nuevo papel y cartón.

Sólo se pueden reciclar hasta 6 veces.

Aún así el ahorro en agua, recursos energéticos y materia prima, en este caso árboles, es importante, por no hablar de la disminución de gases de efecto invernadero entre otros componentes de la huella ecológica que supone su fabricación.

Pero debemos tener presente que su reciclaje tiene un límite.

Sin embargo hay dos materiales que sí se pueden reciclar de manera infinita, como son:

El vidrio y el metal.

Por lo tanto, es interesante que vayas haciendo una escala mental en la cuestión del material con el que están hechos los envases de los productos que compramos.

El vidrio y e metal se pueden reciclar hasta el infinito y más allá

 

Más aún se recicla el 70 % del vidrio que se produce, al menos en España.

Por lo tanto, si puedes escoger el envase de tu tomate frito, por ejemplo, escoge vidrio.

Lo mismo ocurre con el metal, se recicla infinidad de veces.

Las latas, por lo tanto son una opción.

No soy muy partidaria de la comida enlatada, ni procesada.

Pero si , te ves en esta disyuntiva, ya sabes qué hacer.

¿Y qué pasa con los bricks?

Si bien se reciclan al 100%, lo que llegan al contenedor amarillo, que son algo más de la mitad.

(ahí vamos a ver si aumentamos esos porcentajes, que no se diga!)

Los envases tetra pack o bricks se componen de papel, polietileno, que es un plástico y de aluminio en menor medida.

Pues bien, estos componente se separan y reciclan.

El papel para hacer más de lo mismo, el aluminio lo mismo.

Y por último el polietileno, que se convierte en energía.

Pero , aunque el plástico que lleva no acaba en el océano, la energía que produce cuesta más de la que genera, si contamos la necesaria para convertir la materia prima en un envase de este tipo.

Así que, si bien, se aprovecha, no es lo ideal

Si quieres saber más del tema te recomiendo Stop basura   es un libro fácil de leer que , de una manera sencilla nos cuenta qué se recicla y cómo, Puedes leerlo gratuitamente en su versión digital.

Resumiendo:

Evita los envases comprando a granel.

Y aquí añadiría los objetos de usar y tirar, como los cubiertos, los cafés para llevar, etc.

Como esto no siempre es posible, y según en qué productos.

SI puedes elegir, lo mejor el vidrio, seguido del metal, el papel/cartón y el brick.

A evitar, o reducir, el plástico, sobre todo cuando hay un sobre-envasado.

 

Si quieres saber algo más del plástico y los alimentos  una historia de plastico y fruta, donde puedes encontrar información sobre la campaña #DesnudaLaFruta

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *