Cómo ahorrar con una conducción eficiente

Conducir eficientemente es sostenible

 

¿Te gustaría ir a trabajar en bici pero no tienes más remedio que coger el coche?

¿Trabajas conduciendo?

¿Quisieras poner en práctica tu compromiso con la ecología pero no puedes dejar de utilizara el vehículo?

¿Te resulta interesante la idea de ahorrar combustible, humos y dinero?

 

La verdad que hablar de coche y sostenibilidad es algo que se da de tortas.

Y aunque se trata de utilizarlo lo menos posible.

Hay circunstancias que lo hacen inevitable.

Quizá no para todos, ni en todos los lugares.

Pero si eres de las personas que tienen que conducir si o si, te interesa minimizar sus efectos sobre el medio ambiente.

Ahorrarás humos al planeta y dinero a tu bolsillo

 

El uso de vehículos es un grave problema ecológico y de salud.

Es un medio de transporte que consume una gran cantidad de energía.

Energía proveniente de combustibles fósiles por otra parte.

Emite partículas tóxicas y gran cantidad de CO2, que , como ya sabrás es un gas responsable , entre otros, del efecto invernadero.

Es en las ciudades donde su efecto es más acusado, provocando efectos negativos en la salud la población, como enfermedades respiratorias o cardiovasculares.

Por no hablar del espacio que ocupa, del ruido y del gasto que supone.

Si quieres saber más sobre esto

Pero, para mucha gente se ha convertido en una herramienta indispensable.

La arquitectura de las ciudades muchas veces no está pensada para que disfrutemos de ellas, para pasear o ir a comprar andando, por poner unos ejemplos.

Vamos a comprar en coche porque tenemos que cargar la compra después de visitar una gran superficie.

Habitamos en ciudades dormitorio y debemos trasladarnos al trabajo utilizando vehículos, bien públicos, bien privados.

O tal vez vivimos en un pueblo pero trabajamos en la ciudad.

Pocos son los afortunados que pueden ir andando.

Por eso te propongo algunas pautas para conducir de manera eficiente.

Reducirás las emisiones contaminantes de tu coche y ahorrarás combustible.

No me canso de repetirlo.

Ser sostenible es más barato para tu bolsillo.

Además de que, salvo en especiales circunstancias, la conducción eficiente aumenta la seguridad vial.

 

ahorra-conducción-eficiente

Y sin más demora

Cómo ahorrar con una conducción eficiente

 

Antes de circular

 

-No sobrecargues el coche y reparte bien el peso.

Las bacas y portaequipajes aumentan considerablemente el consumo

 

-Evita atascos, planificando la ruta.

Consulta el navegador o los medios de comunicación, internet…

Los atascos son grandes productores de humos y consumen gran cantidad de combustible y de nervios.

 

-Un buen mantenimiento es básico para una conducción eficiente y segura.

Incluye en la puesta a punto una revisión del tubo de escape y del catalizador,  cuanto mejor funcionen mayor será la cantidad de partículas nocivas que atrapará.

 

-Neumáticos deben tener la presión adecuada

Esto puede llegar a reducir el consumo hasta un 4% a la vez que alargas su vida útil y refuerzas la seguridad.

 

Circulando

 

Al arrancar

-No pises el acelerador y cambia en seguida, unos cinco o seis metros de recorrido a segunda.

Salvo si tienes un vehículo diesel que tendrás que esperar unos segundos tras el arranque.

 

-Utiliza marchas largas

Y a bajas revoluciones, es cuando menos consume el coche, en ciudad utiliza la 4ª y la 5ª, siempre que puedas.

Lo ideal es cambiar de marcha antes de las 2000 revoluciones, si es diesel , antes de las 1500.

Hay vehículos con indicador de cambio óptimo, si es tu caso; utilízalo.

 

-Evita, en la medida de lo posible, los acelerones y frenazos

Se trata de que la velocidad y la conducción sea lo más fluida y uniforme posible.

Levantando el pie del acelerador , dejando rodar el vehículo antes de iniciar la frenada, que debe ser suave reduciendo la marcha lo más tarde que te sea posible.

Cuando dejas rodar el vehículo con la marcha puesta sin pisar ni freno ni acelerador, el consumo es 0

 

En este punto es clave mantener la distancia de seguridad ante posibles imprevistos.

Lo que aumentará nuestra seguridad.

 

-Apaga el coche

Si va a estar más de un minuto parado.

 

Velocidad moderada

A mayor velocidad, mayor consumo.

Esto implica un menor riesgo de accidente, mayor tiempo de reacción.

 

-Cuestas arriba, cuesta abajo

Si subes, procura retrasar la reducción de marcha acelerando un poco.

Si bajas, utiliza marchas largas, por supuesto con sentido común sin ponerte

en situación de riesgo.

 

Y después de la conducción

 

-Reflexiona sobre la necesidad de utilizar el coche

Es posible que puedas evitarlo algunas veces.

Puedes andar un poco más, lo que será mucho más saludable para tí y para los demás.

Tal vez puedas compartir vehículo  o hacer medio trayecto en transporte público en vez de la totalidad.

O comprar en las tiendas del barrio en lugar de ir a una gran superficie, así, además fomentas el comercio de proximidad.

Acabada la vida útil de tu coche, compra uno lo más eficiente posible que tu economía lo permita.

Para terminar sólo decirte que, evidentemente, estos consejos  son para ponerlos en práctica de manera que no se ponga en riesgo la seguridad.

Con tiempo ya verás que será fácil incorporarlos a tu vida cotidiana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *